Back to top

Suelos hidráulicos para cocinas, lo vintage resurge con fuerza

Home / Ideas decoración / Suelos hidráulicos para cocinas, lo vintage resurge con fuerza
suelo hidraulico para cocina

El mosaico hidráulico vivió su gran época dorada durante la década de los 70, pero sus orígenes se remontan a mucho antes, en pleno siglo XIX ya se veía en grandes ciudades como París. Desde entonces las hemos podido ver en todas partes, desde los interiores de las casas, como parte de la arquitectura modernista o incluso en las aceras de las ciudades.

Como les pasa a muchas tendencias, al cabo de unos años de destierro acaban volviendo a ser adoradas por el público. En el caso de los suelos hidráulicos también pasa igual, y puede convertirse en un sello distintivo de una casa, ya sea en el baño, en la cocina o en el salón.

Suelos hidráulicos: El truco infalible para redecorar tu casa

Aunque a veces parece que los suelos hidráulicos están relegados a la zona de la cocina o del baño, la verdad es que puede quedar perfecto en cualquier estancia de la casa. Todo depende de los muebles y la decoración que utilices, cuanto más sencilla mejor para resaltar los colores de los mosaicos y convertirlos en los reyes de la sala.

Existen muchísimos tipos de mosaicos para el suelo, desde el clásico en blancos y negros a las formas geométricas en forma de rombo de todo tipo de colores. Si quieres darle un tono elegante y sobrio a tu cocina, opta por la combinación de colores neutra: blanco y negro o gris y blanco.

Estas pequeñas baldosas de cerámica aportan originalidad y mucha personalidad al hogar, pero hay que determinar muy bien donde vas a colocarlas. Las mejores zonas para hacerlo es en los suelos e incluso las paredes, por ejemplo del baño donde puedes hacer una cenefa de colores que den alegría al lavabo.

Cómo aprovechar el suelo hidráulico en una cocina

Si tu casa ya cuenta con un suelo hidráulico en la cocina, ¡aprovéchalo al máximo! Convierte esta zona en una de las más bonitas de tu casa dejándolo lo más posible a la vista, es decir, elimina todos los muebles o accesorios innecesarios que tapen los mosaicos.

Para hacer esto puedes cambiar la disposición de tus muebles y utilizar elementos verticales como estanterías o carros auxiliares que eviten llenarlo todo de cajoneras y armarios.

Y si no quieres utilizarlo para la totalidad del espacio de la cocina, también puedes crear una especie de ‘alfombra’ de baldosas. Por ejemplo en la parte de la mesa de comedor y las sillas o alrededor de la isla de cocina. De esta forma tendrás dos espacios diferenciados en la misma cocina simplemente utilizando dos tipos de suelo. Combina perfectamente con tonos de madera como el parqué o la tarima flotante o incluso el suelo de terrazo, así que no te preocupes por mezclar materiales.

Además, una de las grandes ventajas del suelo hidráulico es que se mantiene intacto durante mucho tiempo y no requiere cuidados especiales como el suelo de parqué. Solo tienes que lavarlo con agua y jabón. ¡Tan fácil como eso!
Un truco que te recomendamos para los suelos de cocina es impermeabilizarlos con un barniz para evitar que la humedad los estropee a la larga.

¡Comparte!

No hay comentarios

Leave a Comment

Captcha loading...