Back to top

Truco infalible para limpiar tu alfombra de lana en casa

Home / Ideas decoración / Truco infalible para limpiar tu alfombra de lana en casa
alfombras para espacio chill out en tu hogar

Limpiar alfombras de lana es algo habitualmente asociado a una ardua tarea.

Siempre son pocas las ganas que se tienen para realizar este tipo de faenas. Las soluciones que tenemos son procrastinar esta labor de limpieza o pagar una suma de dinero importante a una tintorería.

El cuidado de los tejidos naturales de tu casa

Llevar tu alfombra a una tintorería tampoco es fácil debido que hay pocas empresas que trabajen a domicilio. Depende de las dimensiones de la misma, el transporte a la tienda va a implicar más o menos esfuerzo.

Por ello en Black Velvet Studio te ofrecemos el truco infalible para que acabes con la suciedad en tu alfombra de lana sin trabajo físico ni gastos elevados de dinero. Nosotros apostamos por la economía familiar.


A continuación te mostramos los pasos que tienes que seguir para mantener siempre limpia tu alfombra. Nosotros siempre recomendamos llevar a cabo una limpieza a fondo con una periodicidad máxima de un año.

· Paso 1

Cuando lo que quieres es quitar una mancha concreta, intenta eliminarla inmediatamente. Cuanto más tiempo tardes, más difícil te resultará. Comienza secándola con un paño limpio. Para eliminar esta humedad y evitar que se extienda la mancha, debes darle toques con una toalla. Recuerda, no frotes. Añade bicarbonato sobre la zona afectada. Pasada una media hora, retira los polvos con una aspiradora.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

7 Jul, 2018 a las 11:00 PDT

· Paso 2

El siguiente paso siempre es quitar el polvo y la tierra acumulados en la superficie de la alfombra, sustancias dañan su calidad. Este primer paso siempre depende directamente del tamaño de tu alfombra. Si es manejable, obtendrás mejores resultados sacudiéndola en el exterior.

También es buena opción colgarla en un tendal para poder sacudirla sin tanto esfuerzo. También puedes hacer uso de un aspirador para finalizar este proceso sin problema alguno.

· Paso 3

Utiliza una esponja humedecida con agua y jabón especial para alfombras para frotar en la dirección de la lana. Ten especial cuidado a la hora de utilizar ese líquido limpiador, asegúrate de que no estás usando demasiado. Solo de esa manera lograrás que el estado de tu suelo no se vea afectado.

Al tratarse de lana, hablamos de un tejido que reacciona de manera muy absorbente cuando se derrama un líquido. Utiliza la misma esponja pero esta vez solo con enjuagada con agua hasta quitar todo el jabón.

· Paso 4

El último paso consiste en acabar con toda la humedad generada. Para ello puedes recurrir a una toalla limpia, una vez más, dando toques y no frotando. Cuando solo es un área concreta, otra solución es elevar la alfombra y permitir así que pueda entrar el aire por debajo.

Sigue estos pasos que te indicamos y verás por ti mismo la eficacia del proceso. La alfombra es un complemento más de decoración de tu espacio.

Una buena elección de la misma puede ayudarte a obtener ese estilo que tanto buscas. Su tamaño, colores y forma son claves para hacer que te sientas a gusto en tu propia casa.

El cuidado de tu alfombra es esencial.

¡Comparte!

No hay comentarios

Leave a Comment

Captcha loading...