Back to top

Chalk Paint auténtico: Cómo usar la pintura en tu casa

Home / Tendencias / Chalk Paint auténtico: Cómo usar la pintura en tu casa

La pintura ‘a la tiza’ o el chalk paint es toda una tendencia a la hora de pintar y renovar los muebles de tu casa. Es una pintura que consigue dar un efecto vintage  e incluso bohemio a tu hogar consiguiendo un aire distinto y muy original.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el auténtico chalk paint y cómo lo puedes utilizar:

 

¿Qué es la Chalk Paint?

Cuando hablamos de Chalk Paint nos referimos a un tipo de pintura que no lleva acrílicos y que se obtiene de la tiza. Aunque últimamente no la dejamos de ver en revistas de decoración como una nueva tendencia, la verdad es que la chalk paint lleva muchos años en el mercado del interiorismo. Tantos, que incluso Michelangelo la utilizaba para sus creaciones en pleno siglo XVI, hace ya 5 siglos.

La principal ventaja de utilizar tiza como elemento imprescindible de esta pintura es que es ideal para pintar muebles, ya que se adhiere fácilmente y queda como una segunda capa nada artificial. La chalk paint auténtica es la que más cantidad de tiza lleva, que más o menos se traduce en un 35% de componente de tiza.

Chalk Paint para darle un toque vintage a tus muebles

Si estás buscando darle un toque vintage a tus muebles y no sabes por dónde empezar una manera de hacerlo es con chalk paint. La pintura a la tiza es muy fácil de utilizar y consigue ese efecto retro que tan bien queda tanto en un piso moderno como en una casa de pueblo.

Comienza poco a poco, primero ficha muy bien el mueble al que quieres darle otro estilo y busca los colores que más te convencen. El chalk paint más clásico es el blanco, que combina con absolutamente todo y queda perfecto en sillas, mesas de comedor o incluso en la cómoda del dormitorio.

La combinación de colores es la clave en la chalk paint

La mezcla siempre es la mejor opción para conseguir renovar un espacio. Si por ejemplo, las paredes son blancas, puedes elegir pintar la mesa del salón o las sillas en chalk paint rosa, azulado, verde o incluso amarillo, para añadir un punto alegre y distinto a tu casa.

Con chalk paint se puede pintar de todo, desde los muebles de la casa a accesorios decorativos como cestos de mimbre o incluso lámparas. Y si te encanta el look vintage, ¡puedes añadirlo incluso a tu bici!

Otra de las maneras que más nos gusta para combinar el chalk paint es utilizarla en materiales naturales como la madera. Al más puro estilo nórdico, una sencilla estantería de madera o un estante de cocina quedará totalmente renovado si le aplicas una capa de pintura a la tiza en la tonalidad que más te gusta.

Si te gusta la decoración más clásica los tonos grises y blancos encajan a la perfección en tu hogar, mientras que si eres más fan del colorido, los tonos pastel serán tus mejores aliados.

Ahora solo tienes que conseguir un pequeño tarro de chalk paint y ponerte manos a la obra y redecorar tu casa a tu propio gusto.

 

¡Comparte!

No hay comentarios

Leave a Comment

Captcha loading...