La falta de espacio suele ser uno de los problemas más frecuentes en las estancias de la casa como la cocina y el baño. Si es tu caso, no te preocupes, siempre se puede conseguir un baño pequeño funcional y  moderno aplicando unos sencillos trucos.

Aunque sabemos que no podemos hacer milagros y multiplicar la cantidad de metros cuadrados del baño, podemos hacer una versión minimalista pero a la vez muy práctica para que tengas todo lo que necesitas.

El minimalismo como estilo principal

Si la falta de espacio es un problema en el cuarto de baño, lo más importante es eliminar o reducir todo aquello que no sea necesario y confiar en el minimalismo. Cuantas menos cosas tengas en esta estancia, más diáfano y amplio parecerá que es.

Cestos y estanterías: Los elementos que necesitas

Por supuesto, aunque sigamos una línea minimalista, necesitaremos algunos objetos o elementos funcionales para almacenar y guardar cosas. Para estos casos lo más recomendable es aprovechar al máximo elementos como la pared, con una estantería vertical en la que puedas colocar los champús, neceseres, cepillos de pelo, etcétera.

Además, también puedes añadir un cesto de mimbre en el que almacenes desde el secador de pelo, las toallas o incluso los rollos de papel higiénico. Lo puedes situar debajo del lavabo o en una repisa de la estantería, según lo grande que sea el cesto.

Son objetos decorativos muy prácticos que hacen doble función: optimizar el espacio y hacer más bonito y agradable nuestro baño.

decorar con planta que traen buena suerte

Los colores, cuanto más claros, mejor

Los colores claros son perfectos para dar una mayor sensación de amplitud e incluso de luminosidad, por lo que te desaconsejamos que utilices una paleta de tonalidades oscuras, como el azul marino, marrón o incluso negro. Y si es así, crea contrastes con elementos en blanco, gris o incluso toques de madera.

El blanco, aunque suene a obviedad, es el color ideal para un baño. Ya sea en las paredes, en el suelo o en los elementos como ducha o lavabo, le da mucha más luz y espacio al cuarto de baño. Siempre puedes jugar con otras tonalidades como el amarillo, rosa, verde, beige o azul para crear puntos de contraste.

Luminosidad

Por último, ya hemos dejado claro que la luminosidad es uno de los objetivos principales a la hora de decorar un cuarto pequeño. Lo podemos hacer siguiendo una paleta de colores claros, pero también necesitamos otros trucos ya que no todos los baños tienen la suerte de contar con un gran ventanal que aporte luz natural.

En estos casos tendremos que utilizar sí o sí luces artificiales, que pueden ser focos o lámparas de techo que ocupen poco espacio.

Otra manera de ganar amplitud es colocando espejos de manera estratégica, para lograr un efecto óptico de que el espacio es mayor del que realmente es. Te recomendamos los espejos hechos con bambú o madera como los modelos Kahala o Aloha. De esta manera unimos colores claros, amplitud y un toque nórdico gracias a las fibras naturales. ¡Todo un acierto!

¡Comparte!