San Valentín o el día de los enamorados es una ocasión muy especial para sorprender a tu pareja. Aunque hay mil formas de celebrarlo, una de las más clásicas es preparar una cena romántica.

Más allá de los típicos pétalos de rosa, los corazones y los mensajes de amor, a continuación te vamos a presentar ideas para preparar y decorar la mesa de San Valentín de forma original, cálida y elegante.

¡No te quedará otra que repartir tu amor entre tu media naranja y los objetos de Black Velvet Studio!

Ideas para decorar la mesa en San Valentín

Usar bajo platos con estilo

Podrías presentar la comida con un plato bonito y basta, pero usar un bajo plato te permitirá dar un salto de gentileza. Son perfectos para vestir tu mesa de San Valentín y, además, la protegen de golpes, ralladuras o platos con comida caliente. También tienen una función higiénica, ya que evitan que se ensucie la mesa o el mantel.

Nuestra recomendación es el bajo plato Marsella, con una cenefa de inspiración étnica muy decorativa.

Presentar la comida en fuentes y fruteros

Si quieres servir la comida en el centro de la mesa para repartirla o piensas preparar algo para picar y compartir, las fuentes de comida son tu accesorio ideal. Además, en San Valentín cobran especial importancia los juegos con las frutas, como las fresas, las cerezas o los plátanos. Ponlas en un frutero como el Antibes y deja volar la imaginación.

Que no falte la cristalería romántica

Para hacer de tu mesa un sitio especial, no puedes beber con los mismos vasos de siempre. Y, si os gusta el vino, más os vale contar con unas buenas copas. ¿O acaso no vais a brindar en un día tan especial?

Quizás al imaginar una cubertería para la ocasión pienses en aquella que sacas para Navidad o la de plata de tu abuela. Sin embargo, nosotros te animamos a que le des un toque moderno a la par que original con nuestros vasos altos de Estambul, de color turquesa y dorado.

Darle la luz adecuada al ambiente de San Valentín

Si tienes la comida preparada y la mesa decorada para San Valentín, no olvides iluminarlo todo como se merece. Un clásico que nunca falla es cenar a la luz de las velas. Para darle un plus de romanticismo tienes portavelas de muchos tipos, como el Twinkle, hecho con madera de mango y vidrio.

También puedes conseguir ese efecto agradable con lámparas como la Tulip, ideal para ponerla en el centro de la mesa o colgarla en cualquier sitio.

Y tú, ¿cómo decoras tu mesa de San Valentín? ¡Explícanos qué accesorios no pueden faltar en ella!

¡Comparte!