La Navidad es una de esas épocas donde nuestra casa puede brillar con luz propia. Las comidas y cenas navideñas son sólo algunos de los eventos en los que nuestro salón o comedor es el protagonista.

Si este año quieres lucir y deslumbrar con la decoración de tu casa, te damos varios consejos para que lo consigas:

Esta Navidad es dorada

Esta es la Navidad dorada por excelencia. Los tonos dorados están arrasando en la decoración de interiores y no solo en época Navideña: la cubertería dorada o los manteles individuales en esta tonalidad son perfectos para todo el año.

El dorado es uno de los colores más representativos de la Navidad; lo ponemos en las bolas del árbol, en la estrella que lo corona y en el espumillón. Pero la última tendencia es utilizarlo en accesorios u objetos de decoración como jarrones, copas o portavelas. Añade un toque gold a tu decoración y deja que tu casa brille como nunca.

Los toques de luz son imprescindibles

¿Qué es de la Navidad sin velas y luces? Los pequeños puntos de luz son uno de los elementos más tradicionales de esta época. Las guirnaldas de luces LED del árbol, los pequeños portavelas de cristal o incluso los apliques de pared son perfectos para iluminar el ambiente.

¡Sé creativa! Las fiestas navideñas son muy especiales ya que nos reunimos con nuestros familiares y amigos y la casa se llena de gente. Aprovecha la ocasión para sacar a la luz tu creatividad y arriésgate un poco más en la decoración. ¡Las copas de cristal con pequeñas velitas en el interior y los portavelas con toques de madera nos encantan!

Un clásico que nunca falla: Verdes y Rojos

La decoración en tonos verdes y rojos es un clásico por excelencia de la Navidad. Los centros de mesa hechos con piñas y decorados con ramas verdes y frutos en rojo han protagonizado muchas de las comidas navideñas año tras año.

Sin embargo, este clásico se puede reinventar y utilizar estas tonalidades en otros accesorios. Para conseguir un mix de tendencias y quedar genial con tus invitados te recomendamos colocar unos manteles individuales en rojo y combinarlos con cubiertos dorados. Y para rebajar estos tonos tan potentes puedes optar por una vajilla clásica en tonos blancos o neutros: ¡Quedará de revista!

Y por último, no te olvides de los detalles

“Pequeños detalles hacen grandes diferencias” Esta frase puede adaptarse también al mundo de la decoración de interiores, donde creemos que son importantísimos los pequeños detalles. Al final, es lo que acaba marcando la diferencia entre un espacio y otro.

Hay muchas maneras de añadir pequeños detalles que hagan de tu casa única, ya sea una manualidad, un objeto de decoración que signifique algo para ti o un objeto que te encante.

Si te encantan los accesorios creativos y divertidos, estos colgadores con formas de animales están hechos para ti. El unicornio o el ciervo son algunos de nuestros favoritos, combinan los toques en blanco y dorado que tan bien quedan y además sirven para colgar los abrigos. Simplemente, ¡perfectos!

¡Comparte!