Back to top

Decoración Hygge: En busca de la felicidad en tu hogar

Home / Ideas decoración / Decoración Hygge: En busca de la felicidad en tu hogar
Decoración Hygge: En busca de la felicidad en tu hogar

Dinamarca, a pesar de tener unos inviernos largos y gozar de pocas horas de luz al día, es el país más feliz del mundo según un informe de la ONU. Gran parte de su felicidad se explica gracias a la decoración Hygge, que reviste de calidez las casas donde los daneses pasan mucho tiempo libre.

Tal es el éxito de este tipo de decoración que busca llenar los hogares de felicidad que se está empezando a extender por todo el mundo. A continuación te explicamos cómo puedes convertir tu casa en Hygge y aprovechar sus beneficios, aunque ten en cuenta que tu actitud es fundamental.

La filosofía Hygge

Antes de entrar en materia sobre cómo decorar tu hogar tienes que hacerte una idea sobre qué implica la filosofía Hygge. Aunque no tiene una traducción exacta, Hygge (que se pronuncia hu-ga) significa algo parecido a acogedor o agradable. Ello implica saber desconectar y disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Por lo tanto, tienes que olvidarte del teléfono móvil y sentarte a hablar con tu familia, quedar con tus amigos para tomar algo caliente, pasear abrigado por el bosque, cocinar con tus hijos o pareja… pequeñas acciones que reconfortan.

Las claves de la decoración Hygge

¿Y esa filosofía cómo se traslada a una casa? Consiguiendo decorarla de manera que al cerrar la puerta se queden fuera todas las preocupaciones y se entre en un estado de relajación y confort. Sigue estos consejos y lo conseguirás.

Los colores de la decoración Hygge

Hay que buscar los colores que liberen del estrés y den una sensación de relax, como el blanco, el beige o el gris claro. También tonos pastel como el azul, el verde o el rosa son muy adecuados para conseguir armonizar el espacio. En cuanto a colores, puedes inspirarte en el estilo shabby chic(LINK), que tiene una filosofía dulce muy parecida al Hygge.

Los materiales de la decoración Hygge

De entre los materiales imprescindibles del Hygge hay uno que destaca por encima de todo: la madera. Es la materia prima por excelencia que aporta calidez, relajación y consonancia con la naturaleza. También son muy buenas opciones la piel, la lana, el algodón o el lino para conseguir esa sensación de resguardo.

Si quieres lograr conectar con el medio ambiente, no puedes olvidarte de las plantas y las flores. Compra plantas de interior y decora tu casa con ellas. Además, su cuidado es otra buena forma de relajarse y olvidarse del mundo. ¿Puede haber algo más Hygge?

Los muebles de la decoración Hygge

Sabiendo los colores, los materiales y las texturas que más se adaptan a la felicidad Hygge, solo falta darles forma. Acertarás seguro con mesitas y sillas de madera, cuadros con momentos especiales, un sofá agradable, lámparas y velas con una luz cálida o alfombras bien peludas. No te pases llenando tu hogar de objetos de decoración, ya que demasiada cosa por el medio agobia un poco y se busca justo lo contrario.

¡Comparte!

No hay comentarios

Leave a Comment